viernes, 2 de septiembre de 2016 | By: Paco Lainez

Avaricia



Avaricia.

Los opulentos no perciben
que tras su mundo de riquezas,
hay otro mundo paralelo
de escasez, hambre y tristeza,
una vida que coloca al pobre
un pesado yugo que le empuja 
hasta ahogarlo en la miseria.
Para los todopoderosos,
y sus títeres gobernantes
creen que todos los días son:
felices días de circo y feria.
Desconocen la cruda realidad,
ignoran el dolor que provoca
en el alma de los que sufren;
alimentarse cada día con:
un plato con tropezones
de nubes transparentes
aliñados con viento salobre
y un sabroso manjar glaseado
bañado con licor de lágrimas.
Él, ya se sabe sometido
pone, la mano cabizbajo
soportando la vergüenza,
masticando la ira.
Detrás…la vida, un río,
una corriente que le arrolla,
un volcán interior …
siempre a punto de reventar
que ya no sabe como soporta,
un sinuoso y pino calvario.
Unos hijos que no entienden
ese mundo de lujo a su alcance
y ellos… ellos escasos de todo
por no tener… ya no tienen
algo tan infantil como los sueños.

Pobres del mundo, mirad:
como los que nos dominan
son, felices en su avaricia.

2 comentarios:

Rosa María dijo...

Es cierto, solo tienen eso que festejar, la podredumbre de su egoísta e inmisericorde avaricia.
Un abrazo.

Paco Lainez dijo...

En realidad son tan pobres, que solo tienen dinero

Publicar un comentario en la entrada