martes, 5 de agosto de 2014 | By: Paco Lainez

Orilla



Que espléndido el atardecer

rojo de fuego el horizonte,

bellos reflejos en las riberas

con la marea vaciante.

Que hermosa planicie de arena,

cualquier noche vendré a ararla

para sembrarla de azucenas,

y al despuntar el amanecer

tener una espléndida orilla

de colores relumbrantes.



 
Desde el litoral distante
urtas, doradas, bogavantes,
millones de peces malvas,
la luna, sirenas y caracolas,
comentaban sorprendidas
los mágicos colores del alba
que coloreaban la ribera.



4 comentarios:

María dijo...

Mil colores se desprenden desde tus versos, espléndido atardecer en el reflejo de tu poema.

Un beso.

Marisa dijo...

Bellos son los colores
estivales
al alba y al atardecer.

Un abrazo desde las Rías Bajas

Darilea dijo...

Hermoso paisaje. ;) Un saludo.

Rosa María Ostos (Rosasinmás) dijo...

Siempre das un natural colorido a tus palabras, con ellas nos acercas lo esencial de cada paisaje.
Es un placer leerte. Saludos.

Publicar un comentario en la entrada