domingo, 6 de abril de 2014 | By: Paco Lainez

Cancer :Una plaga

 Una plaga

Un día de forma inesperada
te golpea el cerebro y el alma
un mazazo inesperado,
de una manera insólita,
inesperada y gélida.
Nadie, nadie esta preparado
para semejante expiación.
Para oír la palabra maldita.
Acabas de entrar en las filas
de un ejército oculto,
pasan a engrosar sus filas
adolescentes imberbes,
mujeres, niñas casi núbiles
veteranos ya licenciados
y niños que aún no llegaron
a vivir la belleza de la vida.
Mil veces oyes hablar de ello
como si nada fuese contigo
ni a ti fuese tocarte nunca.
E inesperadamente llega…
y ese revés te derrumbará
y romperá tus esquemas.

Pasa el tiempo y el mal
como cruel enemigo que es,
se va cobrando bajas
en las filas contrarias.
Muchos salen indemnes
tras larga y dura batalla,
mas aún es alto el peaje
y demasiado lento y largo
el camino de la liberación.


 Mañana


Aún le quedan lágrimas
después de tanto dolor,
certezas e incertidumbres
que le corroen a diario.
Echa atrás la mirada
y le invade la nostalgia,
melancolía de un tiempo
en que saboreaba alegre   
el arco iris bajo la lluvia,
el silencio de las sendas
crujientes bajo la helada
al hollarlas en solitario.
El sabor de tus labios,
el deseo… la pasión.
Un tiempo…aún cercano
en que oía el silbo del viento
sobre las cumbres níveas,
que dejaba su piel fría. 
Aún le quedan lágrimas
amargas como la hiel,
que se funden en su rostro
como copos de nieve
y dejan labrados surcos
de…desilusión y llanto.


Y no puede hacer nada
salvo mirarte impotente
como sobrellevas el peso
de un cuerpo tan pesado
sobre sus hombros livianos,
consternado, estupefacto
admira tu valor, tu entereza,
mil veces piensa cuanto te ama.
Con que fortaleza sobrellevas
los días… radiantes, grises.


Abres una ventana y sueñas
porque no va a ser posible…
si se que para otros lo fue
cumplir sus deseos mañana.



                          Volver de nuevo a ese ayer

                  y que mañana sea ayer  nuevamente.

 

5 comentarios:

Darilea dijo...

Desgraciadamente esa plaga está cada día más extendida.
Un saludo

Rosa María Ostos (Rosasinmás) dijo...

Es un enemigo fiero y despiadado, que como bien dices puede tocar a cualquiera, nadie esta exento, aunque nunca hay que rendirse ante él. La esperanza y la fe son buenas armas para vencerlo, el estado anímico juega mucho en favor de quienes por desgracia lo sufren.
Un abrazo.

Paco Lainez dijo...

Gracias por vuestra visita

petra lainez dijo...

esa plaga tu la ben ceras como un campeon

petra lainez dijo...

esa plaga la ben seras tu como el campeon que eres

Publicar un comentario