miércoles, 19 de junio de 2013 | By: Paco Lainez

Quién,





Quién,

caminando los bosques
entre las sendas verdes
de los altos helechos,
no se perdió onírico
en la mística eufonía
melodiosa del agua.

                                                               Cañón del Río Ancares

3 comentarios:

Jerónimo dijo...

Es fácil perderse por un paisaje como el que nos brindas hoy.Y si además se escucha el rumor de un riachuelo, con más razón.

Preciosos versos Paco.

María dijo...

El agua fuente de la naturaleza es humedad en nuestras vidas.

Un beso.

"dejabugoyoros" dijo...

cómo resistir?...
me gusta esta composición..

un saludo al sur de iberia

Publicar un comentario