sábado, 20 de julio de 2013 | By: Paco Lainez

Soy...


Perdido en la aurora
de tus miradas.
Prisionero irredento
de tus noches.
Cautivo en el lecho
de tu vientre.
Prendido en el ocaso

de tus labios.


Uncido al alféizar
de tu boca.
Recluso en el abrazo
de tus piernas.
Esclavo de la seda
de tu almohada.
Inmolado en el ara
de tus senos.


Rehén de los aromas
de tu cuerpo.
Preso en la luna
de tus madrugadas.
Nómada en el bosque
de Venus.
Incinerado en el cráter
de tu volcán.





Soy, adorador irreverente

de todos esos matices

que me tienen embolicado.

4 comentarios:

María dijo...

Qué delicia ser esclavo de la seda de su almohada, qué elegancia de versos, cómo me gusta saborearlos, un deleite para los sentidos.

Un beso.

Jana la de la niebla dijo...

Ciertamente,Paco, estoy con María, son de una elegancia y una belleza que rebosan sensualidad y delicia. Y las imágenes elegidas van a tono también, no sé si te pasará como a mí, que me tiro las horas muertas buscando la imagen que me parezca "justa", y puedo ver cien antes y, aunque sean parecidas, no son "ésa". Quizá sean ganas de perder el tiempo, o de emplearlo... yo qué sé.
Un abrazo desde Villafranca la calurosa.

elisa lichazul dijo...

embobado ha quedao el hablante de tu poema con tan hermosa musa descrita
bello poema

buen fin de semana

Rosa Mª O.G (Rosasinmás) dijo...

Intensamente sensual ... ¡Precioso!

Publicar un comentario