lunes, 3 de diciembre de 2012 | By: Paco Lainez

La vida



Quiero llevarme la vida,
adonde se cuelgan los sueños,
olvidarme de sus miserias,
ganar al tiempo esa partida
ser el dueño de mi vida.

Vida llena de recelos
que no colma mis anhelos,
solos tu y yo amada,
una vida sin mentiras
sin infiernos y sin cielos.




Así es la vida que quiero
una casita en el monte,
donde se vea la luna
donde habiten los luceros.

Donde la vida sea vida
donde resuenen los truenos,
donde el relámpago alumbre
donde pueda ver la nieve
que pervive en los neveros.




Escuchando  cada noche
sentados allí al sereno,
el suave murmullo del agua
jugando por los regueros.

Oír en la lejanía
como suena la berrea,
y cuando aúllen los lobos
ver como se prepara
para proteger el rebaño
el mastín a la pelea.

Solos tu y yo amada
una casita pequeña,
cuatro cositas de nada
un buen fuego y buena leña.



2 comentarios:

Jana la de la niebla dijo...

Lo que describes es ideal, Salvochea. Me ha recordado a un poemita que escribí yo de casi niña, "quisiera hallar una aldea", y también pedía esas cosas sencillas, entrañables, y nieve, y fuego en la chimenea... comparto ese sueño.
Me encanta que sigas por aquí. Un abrazo fuerte.

arena dijo...

Sería maravilloso poder contemplar los sueños a la luz de la luna

un abrazo

Publicar un comentario