martes, 19 de abril de 2011 | By: Paco Lainez

Bohío

Mi refugio tiene agujeros
por los que se cuela el frío,
como una flauta travesera
se oye el silbo melodioso
de los huecos de mi bohío,
me encantan sus melodías
porque suenan diferentes
según los vientos del día,
por eso a veces quiero
pero luego desisto  
de tapar sus agujeros.

1 comentarios:

Concha López Fernández dijo...

Sempre hai que deixar fendiñas nos refuxios para que por elas se cóle a airexa que refresca e a luz que iumina os bos e malos momentos que vivimos neles.

Un saúdo.

Publicar un comentario